Recursos

Tres errores comunes que cometen los productores de alimentos al desarrollar nuevos productos

Lanzar un nuevo producto es difícil y puede ser un proceso muy costoso. Hay una serie de gastos que deben tenerse en cuenta, desde los costes de desarrollo de productos y empaquetado hasta la inversión en nuevas líneas y capacidad, costes comerciales y de marketing, por lo que es crucial maximizar las posibilidades de éxito de su producto.

La investigación ha demostrado que tres cuartos de los lanzamientos de nuevos productos fallan después de solo un año debido a la escasez de sus ventas. En este artículo, veremos tres errores comunes que cometen las empresas al desarrollar y lanzar nuevos productos alimenticios y bebidas.

1. Subestimar la importancia del SABOR

Varios factores pueden afectar el éxito de un nuevo producto (rapidez de comercialización, packaging, fijación de precios, promoción, reclamaciones, etc). Cuando se trata de la industria alimentaria, la investigación ha demostrado que el sabor es el principal impulsor del éxito o del fracaso del producto. A pesar de esto, las empresas a menudo pasan la mayor parte de su tiempo pensando en conceptos, embalajes, campañas de marketing y promociones, con menos énfasis en el desarrollo y el sabor del producto.

Las tendencias actuales hacia productos saludables y “SIN”, se centran mucho en el desarrollo de productos que respalden diversas afirmaciones (orgánicos, sin gluten, sin lácteos, sin azúcar, sin carne). El sabor del producto y el placer gustativo, tan importantes para el éxito comercial, a menudo son pasados por alto.

2. Caer en la trampa de sesgo del investigador

  • En muchas compañías, el equipo que confirma que el sabor de un producto es lo suficientemente bueno como para ser lanzado suele ser el mismo equipo que estuvo estrechamente implicado en su desarrollo. Esta confirmación no es fiable debido al sesgo del investigador, que ocurre cuando un equipo interno puede estar demasiado implicado emocionalmente en el producto y no puede evaluarlo objetivamente. Esto puede deberse a un deseo de que el producto sea un éxito, que nubla el juicio de los empleados sobre si realmente es lo suficientemente bueno.
  • Los empleados internos también pueden verse afectados por el sesgo subjetivo. Esto ocurre cuando los participantes (ya sea consciente o inconscientemente) actúan de una manera que piensan que complacerá al investigador. En el caso de las pruebas internas, es muy posible que los empleados puedan verse afectados por un sesgo similar en un esfuerzo por complacer a su jefe.

3. No realizar una validación externa del sabor

Muchas compañías de alimentos y bebidas no validan el sabor de sus productos usando paneles externos. La mayoría de las veces, la decisión de lanzamiento es basada en la opinión de la persona que toma las decisiones en la compañía, y en el mejor de los casos influenciada por alguna forma de validación interna o familiar a pequeña escala.

Rara vez el sabor de un producto es evaluado por consumidores externos o paneles de expertos que proporcionan información objetiva y basada en datos sobre la calidad de los productos. Sin embargo, hacer esto es esencial por unas razones clave:

Reducir su riesgo

La investigación realizada por la empresa líder de análisis de datos Nielsen ha demostrado que los productos que se consideran “no listos”, teniendo en cuenta las dimensiones definidas para los productos, pero que se lanzan de todos modos tienen una tasa de fracaso de > 80% en el mercado. La diferencia entre una experiencia de producto fuerte y débil puede dar como resultado una diferencia de ventas de más del 30% en el primer año.

Aunque la validación externa del sabor del producto tiene un cierto coste, es significativamente más barata que lanzar un producto que fracasará. Si se realiza durante la fase de desarrollo, también puede proporcionar información invaluable que ayudará a optimizar el producto. Asegurándose de que el producto tiene un sabor excelente, puede crear una experiencia de producto fuerte y positiva para los consumidores que los aliente a seguir comprando su producto, lo que lleva a una alta tasa de repetición de compra y, en última instancia, a un producto de éxito.

Convencer a las partes interesadas

Una vez que un producto está listo, el equipo a menudo necesita convencer a múltiples partes interesadas de que el producto será un éxito (esto puede incluir a la dirección, junta directiva, inversores, minoristas, distribuidores, etc.).

Tener la validación externa de que su producto tiene un sabor excelente puede ayudarle a demostrar su calidad y ofrecer seguridad a las partes interesadas. La validación externa de una agencia acreditada también es mucho más fiable que las pruebas internas, que a menudo se ven afectadas por el sesgo del investigador y son difíciles de cuantificar.

¿Tiene preguntas sobre el Taste Institute?

O llame al +32 2 372 34 22

Olesia Serhiiko

El e-book: Para lanzar al mercado bebidas & alimentos deliciosos

Interesado en saber más: Descargue nuestro e-book.

Utilizamos cookies en esta página para mejorar su experiencia de usuario

Al hacer clic en cualquier enlace de esta página, está dando su consentimiento para que nosotros configuremos las cookies Más información